OSITOS DEL COVID 19. GM ED.40

Ositos de trapo para el recuerdo
de los familiares y amigos de las víctimas de Covid-19

Los muñecos son solicitados en Facebook donde se publican los diferentes modelos que la señora Irma de la Parra y sus hijas confeccionan a petición de los deudos.

En este México mágico, existen historias increíbles, pero pocas tan emotivas y ejemplares como la de la señora Irma de la Parra y sus hijas, que juntas han emprendido un pequeño taller donde fabrican y confeccionan tela para ositos hechos de trapo y peluche, así como otros muñecos con la ropa de las personas que han fallecido por la COVID-19.

Informes y pedidos: Irma de la Parra   Tel: 55 81 44 19 07
Facebook: Ositos del Recuerdo by Irma de la Parra
Instagram: @irma_dela_parra

Todos los días se levantan muy temprano para comenzar la emotiva tarea de elaborar con tela y retazos de las prendas de los difuntos, los simpáticos ositos de tela.

“La gente está muy arraigada a sus recuerdos, para el mexicano humilde y de clase media la familia es lo más importante”, comenta la señora de la Parra, quien es originaria de la Ciudad de México.

“Tener un recuerdo del ser querido que partió es todo un honor y una sensación que reconforta el alma”, comenta la señora, quien a petición de la gente que la contacta a través de las redes sociales y en persona, ha cambiado la vida de ella y la de su familia.

La señora Irma también es deuda de un ser querido. Nos comenta que su papá, quien aún era joven y fuerte, una noche repentinamente cayó enfermo, y cuando entra al hospital, le comentaron que se había infectado con el virus de la COVID-19, a ella y sus hijas les dolió muchísimo, porque sabían por comentarios y rumores de otras personas que quien entraba al hospital en esas condiciones no regresaba, comenta con dolor la señora. “¿Cómo va a ser posible?”, dijo, “si era tan joven, y ya no lo volvimos a ver más.

La señora nos comenta que nadie de su familia tuvo la oportunidad de despedirse y que después lo único que los médicos le entregaron fue una urna con las cenizas de su difunto. “Eso fue todo y nada más, es una situación desesperante. Lo más doloroso, es no despedirse del ser que amas, no verlo es impactante. ¿Cómo es posible que de la noche a la mañana ya no está alguien a quien quieres tanto?”, comenta entre lágrimas y dolor la señora Irma.

“Cuando nos dijeron a mí y a mis hijas se nos hacía increíble. Finalmente, tras la dolorosa pena, pasaron los días, y aunque jamás te repones, haz de saber que la vida continúa, fue entonces que un día se me ocurrió la idea de hacer ositos con ropa y se la confesé a mis hijas, ¿saben qué?, voy a hacer un osito, así y asado.

“Lo voy a hacer con ropa de gente que murió”. Al principio todos me dijeron que estaba loca. “¿Cómo vas a hacer eso, mamá?”, decían mis hijas y familiares. “Sin embargo yo insistí y entonces me puse a hacer mi primer osito, todo medio chueco en un principio, pues no tenía la habilidad para hacer muñecos, ya que yo me dedicaba a confeccionar ropa”.

“Sin embargo me empeñé y entonces le dije a mi hija mayor: ¡súbelo al Facebook y crea un texto en el que diga que es un osito con la ropa de gente que murió de COVID-19! o de cualquier otra enfermedad”.

“Los ositos son un recuerdo para la familia que se queda aquí”, comenta emocionada la señora Irma al ver que su propósito comenzaba a tomar forma.

“Todas esas personas que jamás se despidieron de su familia, de sus hijos y de sus hermanos, merecen tener algo cercano, algo que le pertenecía al difunto”.

La señora Irma asegura que la ropa de los familiares, contienen algo mágico, ya que son parte de la esencia de las personas y siempre llenan de felicidad a los familiares.

“Esa es una situación que reconforta, digo yo. Cómo que la ropa identifica a quien la porta, por la frecuencia con la que uno se la pone. Por ejemplo, yo a mi papá siempre lo identificaba con su sombrero y también todo el mundo que lo conocía”.

“Fue entonces que mis hijas subieron fotografías de mis ositos en diferentes poses a Facebook. Luego luego mi hija empezó a recibir peticiones a través de Inbox, con mensajes preguntándole cuánto costaba y que cómo era la forma de llegar a nosotros. Le dije a mi hija: pues manda la información, ¡y desde ese día para acá vamos para arriba!”.

La señora Irma concluye esta entrevista asegurándonos que muchos de sus clientes la han hecho reflexionar sobre la vida, ya que el hecho de pensar en la ropa que manejas es motivo de respeto de todos los trapitos que les llegan.

“Mi hija es la que recoge y la que entrega los muñecos, y es ella que recibe todas las historias de esas personas que murieron. Una vez una señora o señor, no me acuerdo bien, le dijo a mi hija que si nosotros éramos personas serias porque él quería mucho esa prenda que era de su pequeño hijo. Todo esto por supuesto lo hemos tomado en cuenta y muy enserio».

«Quien se acerque a nosotras y nos pida un osito puede tener la certeza que se lo fabricaremos de corazón y con el respeto que merece, porque yo misma he vivido el dolor que sienten”

Concluye. GM





Por: Fernando Carsolio González
Marketing Digital
Grupo Sowilo
Diseñador Gráfico
Especialista en Marketing Digital
y Posicionamiento SEO
fcarsolio@gmail.com



Elvira Esteban

Read Previous

¿Cómo me cambio el Chip? Ed.38

Read Next

EDITORIAL GM ED. 40

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *