Funerarios Opinan sobre los efectos del COVID Ed. 39

HELLEN ARROYO CORRALES Tecnóloga Médica en Disección y Tanatopraxia, Costa Rica.

«Muchas pandemias han afectado este planeta y por ende la humanidad. La diferencia ahora, es que contamos con una herramienta que nos da ventaja sobre épocas anteriores: la tecnología. Sin embargo, la evolución tecnológica no ha ido de la mano con la evolución ética y en nuestro gremio se ve evidenciada esta problemática. Se nos habla de reinventarnos, de desarrollar diferentes estrategias comerciales para esta nueva normalidad; por lo que el mundo virtual es por ahora y a futuro nuestro mejor aliado.

No obstante tenemos en escena grandes enemigos como lo es la competencia desleal, y aun la misma Teoría de la Evolución enunciada por el biólogo Charles Darwin, “no sobrevive el más fuerte, si no el que mejor se adapte”. Esto es tergiversado por compañeros funerarios cuando al contrario de unión, de unificación de precios, y de establecernos a derecho con forme dicte la ley y procurar respeto por nuestros compañeros, que más allá de “ser mi competencia”, podemos formar convenios en pro al beneficio común.”

LIC. PEDRO ARRIAGA RAMOS Subdirector de Operación y Planeación, Grupo Arriaga, Pachuca Hidalgo, México.

«El Covid-19 sin duda cambió al sector funerario, uno de los ramos más tradicionales y que pocas trasformación ha sufrido al paso de las décadas. Los estudios apuntan que los lugares cerrados con muchas personas tienen alto riesgo de contagio, lo cual nos lleva a adecuar nuestras capillas, ya que la bioseguridad es ahora un valor tangible que marcará la diferencia en algunas funerarias. Las familias necesitan tener la sensación de estar en un lugar seguro, abierto y ventilado, lo cual no es complicado, sin embargo, la inversión podría ser relativamente alta.

Este hecho marcará la diferencia entre los que cerrarán sus funerarias y los que seguirán en el mercado, puesto que siguen existiendo funerarias que no están reguladas y menos aún cuentan con los protocolos de seguridad, tanto para sus colaboradores como con las familias que ponen su confianza en ellos.”

DANIEL CARUNCHIO Tanatólogo, Director de Cocheria (funeraria) Carunchio Peculo y Tanatopraxia, Carunchio, Boulogne San Isidro, provincia de Buenos Aires, Argentina.

«La situación actual en la Argentina esta muy complicada dada la cantidad creciente de casos positivos de COVID 19, promedio: 15.000 diarios. Además de llevar 203 días de cuarentena, lo que imposibilita a las familias realizar un servicio de velación o una despedida digna, acarreando la baja facturación en las ventas, dado que el 99% de los servicios son de forma directa con destino a cremación y consecuentemente con ataúdes económicos. La situación futura de los servicios funerarios cambiara obligatoriamente acelerando el pensamiento de los jóvenes en tener velatorios muy cortos o “express” por tal motivo la reinvención de nuevos servicios deberán ser, incorporando en nuestro sector principalmente, la tecnología.

Para mejorar la situación gremial deberíamos contar con pautas claras, donde solo deberían existir empresas que cuenten con las estructuras y material necesario para brindar un servicio funerario ejemplar y juntos eliminar del sector a los llamados “caranchos”, “lechuzas”, etc. Que las empresas actuales tengan profesionales en cada sector para brindar un servicio exequial.

LIC. JUAN PABLO DONETCH Vicepresidente Ejecutivo, Parque del Recuerdo, Chile.

«La post pandemia nos llevará a perfeccionar la digitalización de los procesos de compra y canales de contacto virtual, para seguir realizando homenajes, misas y tener libros de condolencias online. Por lo que, aunque volvieran los funerales presenciales sin límite de personas, se hace necesario un mayor acompañamiento a las familias y la humanización de los llamados telefónicos o video conferencias. Asimismo, esto nos ha llevado a desarrollar una mayor integración entre funerarias, cementerios, servicio de salud, registro civil y proveedores claves (ataúdes). Probablemente muchos de los protocolos exigidos hoy día permanecerán en el tiempo, por lo tanto, hay que agilizar y reforzar las operaciones. Si bien la santificación del servicio, que incluye personal, autos, velatorios y salas de venta, llegará un momento que no será exigida, tendremos que ser mucho más rigurosos en el cumplimiento de “mínimos protocolos”.

Y por último, pienso que tendremos que ser cada día más transparentes en la oferta del servicio, ya que lo no presencial nos ha llevado a hacer facturas más detalladas de los servicios incluidos. Finalmente e intentando buscarle el lado positivo a todo esto, y será sin duda la modernización del rubro y la integración definitiva al mundo virtual.

T.E. JUAN ANTONIO MARTÍNEZ G. Presidente de Atembal y Director General de Corporativo San Rafael, Celaya Guanajuato, México.

«Los servicios funerarios sufrieron una transformación a partir de la pandemia, ya que ésta obligo la cremación directa. Durante la pandemia las familias han preferido la velación en sus domicilios debido a las restricciones sanitarias y al miedo de adquirir algún contagio. Esto en los diferentes estratos sociales. La comercialización de ataúdes finos se ha modificado por la venta de diferentes urnas para las cenizas, desde opciones ecológicas hasta las más básicas, relicarios y dijes, entre otros. Tanto la pandemia como los efectos de falta de seguridad en el país, han concientizado a nuestros clientes de adquirir los servicios funerarios de previsión. Se han modificado las costumbres funerarias y esto ha provocado una disrupción al sector. Muchas funerarias no se han adaptado al cambio, a las nuevas necesidades del servicio funerario. El sector funerarios debe adaptarse a este cambio, creando e innovando nuevos servicios a nuestros clientes como: la velación virtual, haciendo homenajes de despedida, el cuadro memorial y atender de manera profesional las emociones de los dolientes y de nuestros colaboradores, ya que son nuestros activos principales. Aquellas empresas funerarias que venden servicios de previsión deberán comercializar este tipo de servicio e impulsar los mausoleos para el deposito de cenizas creando oportunidades de negocios. Debemos desarrollar nuevas formas de llegar a nuestros clientes, utilizando los medios digitales. Como gremio debemos fomentar las alianzas comerciales dentro de la industria. Debemos capacitarnos constantemente en todas las áreas y buscar la profesionalización de nuestras empresas.

Definitivamente es momento de innovar, de crear nuevas modalidades del servicio funerario y adaptarnos a una nueva realidad. No deberíamos necesitar situaciones drásticas como la que estamos viviendo para cambiar, debemos mantenernos constantes y en buscar los cambios que son la base de las ventajas competitivas. Jack Welsh señala: “si no tienes una ventaja competitiva… No compitas.

T.E. ULISES MATURANO ROMERO Director de Estética Post Mortem, C.D.M.X., México.

«Es un hecho que el estilo de vida que conocíamos no lo volveremos a ver. No solo por la pandemia generada por el virus del SARS-CoV-2, también por las tendencias que surgieron o tomaron fuerza y la ideología de las nuevas generaciones que empiezan a ocupar mas cargos y puestos laborales, y que buscaran innovar en su industria. Actualmente el COVID-19 ha modificado los giros de muchos negocios, el ramo funerario no es la excepción, los modelos de negocio de servicios funerarios tuvieron que adaptarse a la situación sanitaria y económica para apoyar a las familias mexicanas en este hecho trascendente y que fueron muy bien recibidos y permitieron al medio funerario salir a flote. Pero, ¿Qué viene para el futuro?, ¿debemos de olvidar el cómo trabajábamos antes?. Debemos aplicar una nueva estrategia inteligente para seguir en el mercado. Ya lo dijo Stephen Hawking: “La inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio” y para esto hay que estudiar los nuevos datos.

En primer lugar hablemos de los efectos de la pandemia, aprendimos que para reducir los contagios, es necesario un distanciamiento social y reducir los aforos en las capillas de velación. También que hay personas más vulnerables, ya sea por la edad o sus condiciones de salud. Otro dato importante es que a pesar de estar muy arraigados a las costumbres y tradiciones que nos identifican, en momentos de emergencia pasaron a segundo plano, llevándonos a la reducción de tiempo de velación, forzando a limitar la gente que deba estar en el funeral. Es común que una reunión familiar se de por una fiesta de XV años o un velorio, la cantidad de gente reunida puede ser mucha para acompañar a la familia directa del finado. A veces su principal motor es el morbo de saber qué paso y cómo quedo el familiar.

Pero ahora por las nuevas condiciones para un velorio solo se permite un aforo máximo de 15 personas (dependiendo la capacidad de la sala), por un tiempo de cuatro horas aproximadamente, y acceso restringido a niños, personas de la tercera edad, o con patologías delicadas. Esto es algo que no va a cambiar por lo menos pronto y que quizá sea los más adecuado en el futuro.”

JORGE BONACORSI Presidente de FADEDSFYA y Presidente de BONACORTI, Seguros de Personas, Argentina.

«Hace un tiempo ya que vengo percibiendo un profundo cambio de paradigmas en la cultura de la muerte. Este cambio ha venido produciéndose en forma pausada y se ha manifestado en el crecimiento de la cremación. La Pandemia lo ha acelerado. Las nuevas generaciones están mutando su percepción del culto a los difuntos. La cremación crece porque las nuevas generaciones van perdiendo la devoción por el recuerdo y memorialización de sus ancestros. La gente, en un mundo más hedonista, no quiere rememorar los momentos de dolor que causa el fallecimiento de las personas a quienes amamos. La cremación pone un final y nos da la idea de que ya no habrá que ir más a un cementerio y por lo tanto no recordaremos los momentos de dolor. Perciben que con la cremación terminan el sufrimiento a futuro, que vuelve a aparecer cada vez que visitan las sepulturas de las personas queridas. Este cambio afectará menos a los paises con fuerte tradición religiosa, donde el culto por los muertos es muy fuerte. Con la Pandemia hay lugares en que no está permitido velar. En Argentina esto es en casi todas las provincias y en la Capital Federal. Significa que como estamos en el órden de las treinta mil defunciones mensuales y llevamos ocho meses de pandemia hay unas doscientas mil cuatrocientas familias que no han velado a sus muertos. Seguramente cuando pase la pandemia y vuelvan a tener algún fallecimiento muchas de ellas ya no volverán a velar. Ya algunas familias no realizaban funerales o lo hacían por muy pocas horas cerrando los velatorios por la noche. Acá vemos cómo la pandemia aceleró el cambio de paradigmas que ya se venían dando. La falta de velación, más la cremación creciente es probable que impacten sobre la Industria funeraria de la siguiente manera:

1.- CEMENTERIOS: porque no habrá cuerpos para inhumar, solo cenizas. Deberán reconvertirse rápidamente en lugares de depósito y culto de las cenizas. El impacto económico será con seguridad muy importante, además el cambio conlleva arrojar las cenizas en la naturaleza de manera de no tener un lugar de recuerdo.

2.- FÁBRICAS DE ATAÚDES: estarán segundos en el orden de perjuicios económicos. La cremación exigirá el uso de ataúdes cada vez más baratos. Se potenciará la aparición de ataúdes provenientes en forma ilegal de los crematorios y las propias fábricas y comenzaran a elaborar ataúdes de alquiler
(reutilizables). En este marco de escasa rentabilidad por unidad, solo podrán continuar quienes tengan gran volumen de producción, siendo incierto el destino de quienes hayan optado por calidad y no por cantidad.

3.- LAS FUNERARIAS: aparecerán en tercer lugar de los perjudicados por el cambio de paradigmas. Muchas familias no velarán y otras optarán como ya hemos visto, por ataúdes de escaso valor o reusados. Si bien es cierto que mantendrán el número de servicios, muy probablemente la facturación disminuirá en forma importante. En el futuro seremos empresas de retiro de cuerpos para conducirlos directamente a los cementerios y/o crematorios.

En los tres casos vistos: cementerios, fábricas y funerarias habrá un daño colateral y la industria dejará una desocupación importante. Compañías de seguros de sepelios y/o previsión, dentro del conjunto de participantes, este cuarto jugador será el único no perjudicado. Las familias lo percibirán como un producto deseable , ya que ayuda a terminar con el problema que suponen los fallecimientos, resolviendo así el deseo de rápidamente poner un importante punto final.”

T.E. DIANA ZARZA Directora de ACEM, Toluca , Edo. de México, México.

«Vivimos una etapa en la historia de la humanidad, donde lo único que tenemos garantizado es el cambio. La situación actual en el sector funerario se ha vuelto un cambio radical, sobre todo porque la gran mayoría de funerarias en México somos tradicionales. La pandemia nos marca que tan preparados estábamos como empresa para hacer frente a esta situación. Lo más importante ahora es la profesionalización no solo de nuestro personal operativo sino también de ventas, por ser el primer nivel al que acude el familiar ante la pérdida de un ser querido.

El panorama a futuro para nuestras empresas funerarias y quien trabajamos en ellas es incierto, pero es una realidad. Debemos capacitarnos más para acatar las normas sanitarias y los protocolos de manejo de cadáveres de este mal que nos aqueja y que no tiene para cuándo terminar. Por lo que debemos mejorar, creando un equipo de profesionales entre propietarios y personal, para reinventarnos y lograr que el servicio pueda tener las garantías de seguridad para despedir a su ser querido adaptada a esta nueva normalidad.

Reconozco y admiro a nuestros compañeros que han luchado imparablemente contra esta adversidad, elevo mis oraciones y envío abrazos al cielo para los amigos que adelantaron su camino. Es de suma importancia unirnos como gremio y apoyarnos, para que en cada rincón del país podamos contar con un aliado. Capacitarnos es la mejor arma para estar preparados, cuidemos de nuestro equipo de trabajo, capacitando a todas las áreas de nuestro Centro Funerario; ayudar a la sociedad con un servicio integral es muy importante, contar con apoyo Tanatológico, asesorías, despedidas dignas, embalsamamientos profesionales etc. Brindar un servicio con Calidad y Calidez Humana. Hoy el Sector Funerario ha demostrado que es muy capaz de enfrentar adversidades, seguimos en pie de lucha hacia la nueva normalidad. Hoy más que nunca me siento orgullosamente funeraria.”

T.E. MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ CAMPOS Embalsamador y Operativo en Inhumaciones Rodríguez, San Felipe Guanajuato, México.

«Hoy en día nos hemos dado cuenta que el gremio funerario en ninguna parte del mundo estaba preparado para una pandemia, incluso ni los fabricantes de equipo de protección personal los cuales nos proveen las herramientas indispensables para realizar nuestra labor, la alta demanda en cuanto a cremaciones directas a mermado el gremio debido a que no existen los crematorios suficientes para dicha disposición final. Esta situación a su vez ha dado un golpe en la economía del gremio puesto que no existe opción para realizar un servicio funerario tradicional. Los embalsamamientos se han omitido en algunos estados de la república, así como velaciones y cualquier celebración de exequias. Esto corta el circulante económico dejando todo a las disposiciones finales. Aún más alarmante es el golpe emocional que ha dejado esta situación a los dolientes, debido a que dejan de ver a sus familiares que han sido diagnosticados con el SARS COV 2 por días, semanas o incluso hasta un mes, dado como resultado: incertidumbre, dolor y la ausencia de una despedida que los lleve a una sanación.

Robert G Mayer dice: “Somos modelos psicosociales los cuales interactuamos inevitablemente, las relaciones humanas no pueden existir sin dolor”. Pero el dolor de perder a un ser querido puede ser mitigado cuando vemos a nuestro familiar en su funeral, con una cara de descanso y realizando los ritos fúnebres. Cito a J. Sheridan Mayer: “Buscar lograr una imagen memorial natural del difunto, ayudara a los vivos a sobrellevar el duelo.”

Esto me lleva a pensar que en el gremio funerario debemos buscar alternativas para que este duro golpe sea sobrellevado en corto, mediano y largo plazo, complementando nuestros servicios con tanatología, como apoyo psicológico, así como diversos rituales fúnebres alternativos al tradicional, con el fin de que la familia se sienta de alguna manera confortada y estén seguros que su familiar tuvo un trato y despedida digna.

Hoy existen algunas empresas con cortejos funerarios online, es lógico que no sustituye el cortejo tradicional, pero sirve en gran medida para confortar a la familia, no sabemos cuánto tiempo estaremos en esta situación pero es claro que debemos cambiar para adaptarnos a la pandemia por medio de la tecnología. De cierta manera las personas que han pasado por esta situación tan desagradable, empiezan a entender la gran importancia que tiene el funerario en la sociedad como su apoyo.”  GM

Elvira Esteban

Read Previous

Funerarios caídos durante la Pandemia Ed.39

Read Next

Diario del Covid–19 En España Ed.39

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *