¿Cómo me cambio el Chip? Ed.38

Aun perteneciendo al mundo funerario, todos alguna vez nos hemos preguntado: ¿por qué la gente que quiere cambiar no lo hace?, ¿por qué las personas reaccionamos siempre de la misma manera ante determinadas situaciones?, ¿qué pasa con la gente que “le echa muchas ganas” a las cosas y no consigue lo que quiere?

TE VOY A PONER UN EJEMPLO: ¿conoces a alguien con sobrepeso, que tiene muchas ganas de bajar (ya sea por salud o por estética), va con un nutriólogo, incluso cambia sus hábitos, pero cuando deja la dieta, vuelve a subir de peso?

LOS RESULTADOS EN NUESTRA VIDA SON SIEMPRE UNA CONSECUENCIA DE NUESTROS ACTOS, sin embargo, éstas acciones están directamente vinculadas a nuestro sistema de creencias y pensamientos, de hecho, más del 80% de lo que hacemos, lo ejecutamos de manera inconsciente, justamente regido por este sistema paradigmático. Piensa por un momento que las personas somos como un teléfono celular, el Fabricante: el Creador (no importa en el que tú creas); “EL FABRICANTE” te mandó a este mundo perfecto, en blanco, listo para recibir dos procesos: la configuración inicial y la programación (la descarga de aplicaciones).

Cuando tus padres recibieron el “equipo” en sus manos, lo encendieron y lo primero que hicieron fue configurarte en el mismo idioma que ellos, -en mi caso: ESPAÑOL-; también decidieron configurarte en una religión (la mayoría de la gente en Latinoamérica, está configurado en CATÓLICO); insertan en tu chip a qué equipo de fútbol le vas a ir, etc. Y conforme vas creciendo también observas cómo funciona el entorno y vas “guardando” determinada información que consideras “útil” para tu día a día (como saludar a la gente cuando llegas a algún lugar, o al decir “salud” cuando alguien estornuda, entre otras). A partir de nuestras configuraciones y programaciones ejercemos un comportamiento que muchas veces limita nuestro máximo potencial, por muchas “ganas” que tengamos de hacer las cosas.

Si queremos entonces modificar nuestros resultados, es necesario ir al fondo, analizar nuestros pensamientos y creencias y modificarlos, para poder cambiar nuestras acciones de manera consciente y así, impactar nuestros resultados.

Ahora ya sabes que en efecto no hay imposibles para el ser humano, y que no es cuestión de magia, mucho menos de “decretar” al UNIVERSO, porque en este mundo físico de realidades tangibles, sólo las acciones, generan resultados. Así que, hoy, estimado lector voy a compartir contigo TRES TIPS para implementar desde hoy y empezar a cambiar TU CHIP:

01.- METE INFORMACIÓN NUEVA A TU SER, ya sea leyendo, escuchando algún podcast, ingresa información que aporte y desarrolle nuevas habilidades en ti, que te dé herramientas para ser cada día una mejor versión de ti; de preferencia hazlo por lo menos el 1% de tu día, es decir 14.4 minutos diarios.
02.- ASÚMETE COMO PERFECTO E IRREPETIBLE. Eres un ser humano con una maquinaria maravillosa, reconócelo y agradece lo que tienes, compórtate como se comporta la persona en la que te quieres convertir, cuidando tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.
03.- ACTÚA “COMO SI…” Y ENCUENTRA EL “CÓMO SÍ”, es decir actúa “como si…” ya fueras la persona en la que te quieres convertir o “como sí…” ya tuvieras aquello que deseas, investiga qué tienes que hacer para lograr lo que quieres lograr, y ¡HAZLO! Encuentra el camino para lograrlo, deja las excusas, haz lo que sea necesario.

Así, poniendo en práctica estos tres sencillos tips, es como empezarás a cambiar el chip y a cambiar los resultados en tu vida. ¡Piensa, reflexiona y actúa.! GM





Por: Helios Herrera Martínez
Director General HHC
Helios Herrera Consultores, S.C. helios@hhconsultores.com
www.heliosherreraconsultores.com
Facebook: Helios Herrera


Elvira Esteban

Read Previous

La Voz del Guardián de los Muertos Ed. 38

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *