A UN AÑO DE LA PANDEMIA: «APRENDIZAJES Y EXPECTATIVAS PARA EL 2021» GM ED.40

 
"TODAS LAS CRISIS CONLLEVAN UN PROFUNDO CAMBIO

PLAGADO DE OPORTUNIDADES"

PROF. DAVID BEDOYA OQUENDO

 

Hace más de diez meses que la COVID-19 llegó a Latinoamérica, afectando la dinámica empresarial de los países y negocios. Con la expectación que la pandemia generó desde su comienzo aunado a los difíciles momentos que alcanzaron los picos más altos de la enfermedad, ha sido necesario realizar adaptaciones para atender los enormes volúmenes de los servicios, mantener la rentabilidad del negocio y evitar que se contagie el personal ubicado en la primera línea de atención.

En la lucha contra la pandemia hemos perdido a familiares, compañeros de trabajo e importantes personalidades del gremio. Muchos de nosotros nos hemos adaptado a esta “nueva realidad” y seguiremos luchando con nuestro negocio para salir adelante, pese a saber que la enfermedad se mantendrá en el tiempo.

¿Cómo ha afectado la pandemia a nuestra salud mental y a la dinámica de nuestros negocios? ¿Qué debemos esperar de ella los meses y años siguientes? Desde mi punto de vista, los cambios más importantes son:

INCREMENTO EN LA ATENCIÓN
VIRTUAL DE LOS SERVICIOS

Una de las preocupaciones más urgentes por parte de los empresarios funerarios ha sido la de salvaguardar la salud de los empleados que se encuentran en la primera línea de atención de la COVID-19. Dentro de las medidas tomadas, se han adoptado herramientas virtuales que buscan evitar que los familiares de los pacientes enfermos o fallecidos asistan a las funerarias.

Las redes sociales y las páginas web empresariales se han convertido en herramientas útiles para la atención de los servicios funerarios, gracias a ellas se ha podido interactuar con los clientes para enviarles la documentación que requieren para la contratación de los servicios, así como publicar las fotografías y videos de los productos y servicios ofrecidos por la empresa. La eficiencia de este método seguirá utilizándose cuando la pandemia haya concluido.

VIRTUALIZACIÓN DE LAS
CEREMONIAS FUNERARIAS

Con el propósito de disminuir el contacto con los clientes y acatar las medidas gubernamentales de distanciamiento social, se han implementado las velaciones y ceremonias religiosas de manera virtual.

Si bien es cierto que funcionaron en su momento, no se garantiza su permanencia, ya que la velación y la ceremonia religiosa son dos de los rituales más valorados en toda Latinoamérica por llevarse a cabo de manera presencial, y esto hace suponer que serán poco aceptados en el futuro.

DIGITALIZACIÓN ACELERADA
DE LOS PROCESOS

La mayoría de los negocios tuvieron que acelerar sus proyectos digitales programados para el mediano y largo plazo. También se observaron grandes avances en la implementación de las reuniones digitales a través de internet, incluso fue posible realizar las ventas telefónicas y virtuales que no era sencillo concretar antes de la pandemia.

El e-commerce funerario se vislumbraba como una alternativa de venta para para el mediano plazo —5 años o más—, pero este comenzó a mostrar resultados inmediatos gracias a la pandemia.

DISMINUCIÓN DE LOS RITUALES

Las normas gubernamentales diseñadas para evitar los contagios han ocasionado que la capacidad de aforo disminuya durante los rituales fúnebres, esto también ha ocasionado que muchas empresas y deudos suspendieran las ceremonias religiosas. Asimismo, se impuso la cremación directa —una de las más conocidas y combatidas por las funerarias—. Pero este ritual no caminó solo, la inhumación directa apareció en el horizonte como una alternativa para la prestación de los servicios exprés. De momento, ambas opciones serán atendidas por el sector funerario y esperamos que ninguna de ellas se imponga tras concluir la pandemia.

MENOR RENTABILIDAD
«La lucha por conservar la rentabilidad del sector funerario ha sido el común denominador, tanto para las empresas que obtenían la mayor parte de sus ingresos de los planes de pre necesidad o previsión, como para aquellas que los obtenían de los servicios directos»

Ambos planes experimentaron una desbandada de afiliados que dejaron de pagar, mientras que para otros, el aumento de la prestación de los servicios destinados a sus allegados originó que los costos de los servicios se incrementaran. Asimismo, la disminución de las ceremonias religiosas aunado a un difícil año de ventas, ocasionó que los ingresos bajaran. ¡Nadie quería gastar más de lo necesario!

En todos los casos el resultado fue el mismo: un año repleto de obstáculos a nivel de ingresos, donde el crecimiento económico esperado no se cumplió y los gastos del sector se duplicaron.

MEJORA LA PROTECCIÓN
DEL PERSONAL FUNERARIO

La protección del personal era uno de los aspectos menos atendido por parte del sector y terminó convirtiéndose en un asunto primordial para la permanencia del negocio.

La necesidad de mantener sano al personal de las áreas de servicio originó que se aplicaran mejoras para su protección, tal es el caso de las medidas de bioseguridad implementaran. El resultado fue exitoso: se registraron pocos casos de COVID-19 en los departamentos de servicio, pese al enorme riesgo que se tuvo al recoger los cuerpos infectados.

Mantener los protocolos de desinfección y el uso correcto de los implementos de protección fueron acciones fundamentales para preservar la salud el resto del año y conservar los niveles de servicios acostumbrados.

MEJORA LA IMAGEN PÚBLICA
DEL SECTOR FUNERARIO

Los grandes triunfadores, como resultado del manejo de la pandemia, fueron el gremio médico y el sector funerario; ambos recibieron numerosos elogios, por lo que su imagen pública ganó credibilidad tras haber realizado enormes esfuerzos en sus respectivos campos de trabajo: el sector médico se dedicó a salvaguardar la vida de miles de personas infectadas por la COVID-19, mientras que el sector funerario se dedicó a ofrecer una sepultura digna a todas aquellas personas abatidas por la pandemia.

Sin duda alguna, el sector funerario se posicionó como el último eslabón en la cadena de salud, consiguiendo cierta ventaja al colocarse en la primera línea de acción frente a una eventual vacunación.

UNA ENFERMEDAD QUE
LLEGÓ PARA QUEDARSE

«De acuerdo con la Organización Mundial para la Salud (OMS), la COVID-19 ha sido catalogada como una enfermedad endémica, lo que significa que el virus mutará y presentará variaciones, por lo que permanecerá muchos años entre nosotros»

Los casos de contagio seguirán presentándose en personas no vacunadas, así como en aquellas que han recibido la vacuna o son asintomáticas.

Como sucedió con la enfermedad del SIDA, el sector funerario se mantendrá a la espera de recibir la autorización que le permita preservar los cuerpos infectados por la COVID-19. Este hecho causará preocupación al sector funerario debido al manejo de los cuerpos y será considerado el punto de inflexión para su embalsamamiento. Además, se tendrá que invertir en la capacitación bajo los lineamientos que determinen de los nuevos protocolos.

LA VACUNACIÓN Y
LA INMUNIDAD DE REBAÑO

En medio de las controversias que ha generado la pandemia, la vacuna aparece como la solución rápida y efectiva contra el contagio. No olvidemos que se necesitan dos dosis para producir la cantidad suficiente de anticuerpos que puedan combatir el virus.

Sin embargo, es necesario recordar que éste ya presenta mutaciones y existen dudas respecto a la efectividad de la vacuna. Un ejemplo de ello es la variante brasileña, cuya cepa es la que más dudas presenta con relación a la efectividad de la inoculación.

«La inmunidad de rebaño es un fenómeno que se presenta cuando un número suficiente de individuos ha sido vacunado y actúa como cortafuegos, impidiendo que el virus llegue a las personas que no han recibido la vacuna. Para que este fenómeno suceda es necesario que un porcentaje elevado de la población contraiga la enfermedad o se le aplique una vacunación de manera homogénea»
¿ALCANZAREMOS LA
NORMALIDAD EN EL 2021?

Los esfuerzos de las autoridades por ofrecer a la población una campaña de vacunación contra la COVID-19 rápida y efectiva, ha desatado el optimismo de todos los mexicanos, lo que hace suponer que la normalidad llegará a mediados de 2021.

No ocurrirá de ese modo para el resto de Latinoamérica, la ansiada normalidad se estima llegará a esas regiones del continente a finales de año o, incluso, hasta el 2022.

Este proceso enfrenta varios problemas: la lentitud con la que se distribuye la vacuna, la falta de presupuesto para poder comprarla, así como el reducido inventario que presentan las farmacéuticas para proveer de vacunas suficientes al país, lo que ha generado una baja inoculación en la población.

Chile, el único país sudamericano que se encuentra a la cabeza en la región por el número de dosis aplicadas, presen problemas de vacunación con los residentes extranjeros que le impide a su población alcanzar la inmunidad de rebaño.

LOBBY PARA LAS VACUNAS

Es importante que el ramo funerario sea considerado un sector de prioridad para la aplicación de las vacunas. Las iniciativas de algunas asociaciones funerarias y de embalsamadores de países como México, Puerto Rico y Colombia trabajan arduamente para que este objetivo se logre: mientras más rápido se vacune al personal funerario que se encuentra apoyando en la primera línea, más rápidamente se alcanzará la normalidad en los procesos del sector.

RECUPERAR EL RITUAL

Existe una necesidad por parte del sector funerario de recuperar el aforo de las salas de velación, los sitios de culto y despedida, así como los crematorios y cementerios, con el propósito de que los deudos recuperen la confianza sobre los espacios destinado a los rituales fúnebres.

«Si bien es cierto que esto depende de las regulaciones gubernamentales, ad portas de una tercera oleada de pandemia, es probable que los aforos permitidos se mantengan hasta el momento, teniendo en cuenta que esta tercera oleada es de menor contagios respecto a las dos anteriores»

El sector debe esforzarse en generar conciencia sobre la importancia del ritual funerario y ofrecer a los deudos espacios seguros que les devuelva la confianza sobre los lugares concurridos.

VOLVER A LOS NIVELES
DE RENTABILIDAD

Los elevados volúmenes de servicio durante el 2020 no siempre permitieron alcanzar la rentabilidad de los años anteriores, esto se debió a los bajos precios de los servicios directos y a la gran cantidad de servicios de previsión prestados. Para recuperar la rentabilidad de otros años es imprescindible que se revisen y disminuyan los gastos corrientes, negociar las deudas con los proveedores y refinanciar los negocios.

«Es una época en la que las nuevas ideas para administrar el negocio son bienvenidas para evita la latente quiebra. No se puede innovar con métodos antiguos, la creatividad es la base de la recuperación económica»
AUMENTO DE LAS VENTAS

En tiempo de crisis se ha demostrado que aumenta la demanda de los planes de previsión y, por consiguiente las ventas; también se ha comprobado que las personas consiguen entender la necesidad de adquirir este tipo de servicios funerarios. Ante la dificultad de establecer contacto físico con el cliente, el comercio electrónico se ha convertido en la herramienta idónea para la reactivación de la economía del sector funerario. GM

 





Por: Prof. David Bedoya Oquendo
Médico Veterinario
Docente y Diplomado
Asesor de la Presidencia de
TANATOPRAXIA Y ARTE RESTAURATIVO
Grupo Vida y Grupo Plenitud

Elvira Esteban

Read Previous

La Voz del Guardián de los Muertos Ed. 40

Read Next

«HOMENAJE A LOS FUNERARIOS CAÍDOS DURANTE LA PANDEMIA» GM. ED.40

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *