La Voz Del Guardian

La Voz del Guardián

La competencia en la Industria Funeraria ha provocado que las funerarias asuman nuevos roles y ofrezcan servicios que ayudan a las familias a transitar por el difícil proceso de perder a un ser querido. Ahora ofrecen servicios como: certificados de defunción, asesoría testamentaria, organizan ceremonias de homenajes de vida, servicios de tanatología… pero la frontera que no se ha cruzado, es la de poder hablar con los muertos y ayudarlos a estar bien.

En los años 1915 – 1925, estuvo de moda el “Espiritismo” en todo el mundo. En México, cuentan los historiadores, que Francisco I Madero se comunicaba través de un “Médium” con seres que ya habían trascendido.

El tema de la vida después de la muerte estuvo marcado por el escepticismo científico, parece haber llegado a su fin. Según el diario Inglés “The Telegraph”, científicos de la Universidad de Southampton pasaron cerca de cuatro años examinando a más de dos mil personas que sufrieron ataques cardíacos en 15 hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria.

Encontraron que casi el 40% de las personas, que estuvieron clínicamente muertos, por algunos minutos, antes que sus corazones fueran revividos, tuvieron visiones e imágenes de túneles de luz, mucha tranquilidad y conciencia de que seguían vivos, algunos se desprendieron de sus cuerpos y pudieron observarse así mismos desde el techo de la cama del hospital rodeados por doctores.

“Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón se ha detenido” afirmo el Dr. Sam Parnia, investigador de la Universidad de Southampton, quien ahora trabaja en la Universidad Estatal de Nueva York y que dirigió el estudio que concluyo, que seguimos estando conscientes después de nuestra muerte.
Los fantasmas figuran en leyendas antiguas, dibujados en papiros egipcios y códices prehispánicos. Están presentes en las obras de Shakespeare y en las películas de terror.
Pero no todos los muertos se convierten en fantasmas, al parecer los fantasmas quedan atrapados en una dimensión alterna y son seres que están a disgusto con la forma en la que murieron y terminaron sus vidas, y solo los vivos podemos ayudarlos a que se “desatoren” y sigan su camino. Pero ofrecer este servicio puede ser difícil ya que se requiere de una vidente para que sea intermediario entre el difunto y su familia, además tendrían que creerlo y cooperar. Podría ser una experiencia increíble y sanadora, aunque delicada para ofrecerla, manejarla y lograr la satisfacción del cliente.
En mi opinión si tuviera una funeraria que no fuera conocida y quisiera hacerla súper famosa de la noche a la mañana, tomaría el riesgo y promovería este servicio, que podría ser un boom en redes sociales y atraer a clientes creyentes “del más allá”.

¿QUÉ ES LA VIDENCIA?

Es la facultad que tienen algunas personas de poder ver, ya sea en imágenes mentales o de escuchar voces e inclusivea través de sueños el pasado y el futuro y poder tener contactos con los difuntos y con otros seres espirituales.

Los grandes videntes empiezan desde los cuatro o cinco años, y muchos de de ellos son buleados por ser diferentes y a veces empastillados por psiquiatras a solicitud de los padres, por estar preocupados y no entenderlos, dañando su sensibilidad y autoestima. En general todos tenemos en alguna medida, capacidad de videncia, desde “una pequeña corazonada” hasta cosas más importantes. Esta habilidad la podemos ir desarrollando con acciones que la aumentan y otras que la disminuyen. Hay varias formas de poder saber si tuviste alguna vez un contacto con “el más allá”

1 uno. Oler el perfume, la loción o las flores favoritas de tu ser querido tiempo después de que partió.
2 dos. Soñarlo y recibir información (el mensaje puede ser solo verlo contento).
3 tres. El poder tener un avistamiento repentino de la persona. (el muerto escoge su ropa y la edad que quiere mostrar).
4 cuatro. Escuchar su voz en algún momento.

Se pueden tener una de estas o todas. Puedes ver solo a tu difunto que viene a despedirse o puedes ver a difuntos desconocidos.

Este fenómeno se presenta cuando ajustamos la perilla sintonizadora de la mente como si fuera la de un radio antiguo y le atinamos a la frecuencia donde están ellos. Si el difunto es nuestro familiar, este nos puede ayudar a ese ajuste, pero también existen personas que están ajustadas automáticamente y literalmente se cansan de ver muertos en todos lados, por lo que tienen que aprender a manejarlo.

¿CÓMO PODEMOS DESARROLLAR NUESTRA SENSIBILIDAD Y LAS PERCEPCIONES EXTRA SENSORIALES?

Nuestra sensibilidad aumenta con la meditación, Yoga Kundalini, el practicarla calma el estado mental, escuchar música tranquila (mantras), poner la mente en blanco, disminuir el dialogo interno, tener relaciones armónicas con nuestros semejantes, tener una mente sana, estar libre de problemas familiares o tenerlos superados. Relacionarse con personas positivas e inteligentes. Todo esto además retarda el envejecimiento y evita problemas de salud. Como consejo, disminuye la música agresiva (narcocorridos, rock pesado), ser presa de emociones negativas, estrés, abuso de alcohol o de fármacos, relaciones difíciles y hostiles con el entorno, traumas no superados, relacionarse con gente conflictiva, criticar, descalificar, culpar, tener prejuicios, deseos desmedidos y comer en exceso grasas animales.

Esta voz del guardián la dedico a esas personas que tienen capacidades extrasensoriales y han sabido encontrar y canalizar su misión de vida, para hacer de este un mundo mejor. GM