El ABC Del Embalsamador

Deshidratación Pre Embalsamado

En la primera parte de este artículo, presente como amerita valorizarse ese estado de humedad en los tejidos, que es variable e intrínseco, llamado deshidratación, con el propósito de concientizar que el control de la humedad en los tejidos es, sin duda, una de las principales tareas que ocupa al técnico embalsamador.

Para discutir el estado de humedad de los tejidos, podemos considerar a Don Sawyer de la compañía Dodge y Jim Bendino de la compañía Champion, con quienes tuve el privilegio de colaborar en algún momento de mi carrera profesional, y el colega Philip Boehringer de la compañía ESCO, quienes nos han legado unas aportaciones que han permitido avanzar en el desarrollo de las Ciencias Mortuorias.

Ante un perfil cadavérico que presenta deshidratación, el fenómeno de la descomposición es más lento. Es usual confrontar el desprendimiento epidérmico en algunas regiones corporales, como también la desecación de labios, parpados y en las puntas de los dedos, al igual que la viscosidad sanguínea sea mayor. Por tal razón, las perfusiones (inyecciones) arteriales deben contener agentes humectantes y modificadores hidratantes que aminoren la deshidratación, pero que aumenten la retención de humedad en las zonas sensibles del tejido cutáneo.

Entre los agentes humectantes que tenemos disponibles, prefiero los aditivos que son a base de Aloe, ya que resultan eficaces por su capacidad en estabilizar y humectar los tejidos embalsamados, pues son capaces de transportar a través un alto contenido de moléculas de agua una excelente hidratación de los tejidos embalsamados. Para la práctica del embalsamamiento profesional, no se utiliza un solo agente químico (fijador), se deben seleccionar varios
productos que al mezclarlos, son llamados Dilución Primaria o Solución Arterial.

Las cantidades, concentraciones y temperaturas con las que debe emplearse la Dilución Primaria es otro tema de discusión, sin embargo para efectos de un perfil cadavérico deshidratado, es recomendable incluir agentes modificadores (aditivos estabilizadores de hidratación) a la Dilución Primaria y que sean aplicados en los primeros galones de la perfusión, en lugar de optar por aplicarlos al final de la perfusión, ya que de esta manera he obtenido una mejor retención de humedad tisular.

EMBALSAMAMIENTO ARTERIAL

Al comenzar esta fase, consideramos de antemano que el espesamiento sanguíneo causado por el fenómeno de la deshidratación y que podría complicarse más aun, si el cuerpo ha estado congelando en la morgue. Por tanto, el técnico embalsamador debe reconocer que la evacuación de la sangre es primordial para establecer una distribución uniforme y por ende, la difusión de la Solución Arterial (que una vez ingresada dentro de los vasos sanguíneos, también es conocida por Dilución Secundaria).

Es considerado protocolo, que la fijación de los rasgos fisionómicos sea realizada previo a iniciar el tratamiento arterial. Usualmente, en este tipo de perfil cadavérico, opto por aplicar en abundancia alguna crema de masajes o humectante (por ej. vaselina) para facilitar la manipulación y el posicionamiento de los parpados, labios, orejas. Debido a la resequedad de estas áreas, se deben manipular con suma delicadeza. Ciertas técnicas de restauración podrían requerirse, algunas deberán aplicarse al concluir el tratamiento arterial. Asegúrese tener a la mano, humectantes mortuorios, cosméticos opacos, ceras, macilla mortuoria y algún agente reconstructor de tejidos o de facciones (que son aplicados de manera intra dermal y/o intra cavidad) son llamados en el idioma anglosajón; “Tissue Builder” o “Feature Builders”.

De requerirse o no técnicas de restauración fisionómicas, ante este tipo de perfil cadavérico, yo opto por iniciar una técnica de restauración tisular, que consiste mediante la aplicación de una compresa impregnada de humectante que posiciono sobre el rostro, previo a iniciar y que retiro, al concluir tratamiento arterial. De hecho, esta técnica de restauración tisular, suelo emplearla tan pronto realizo el levantamiento del cuerpo en la morgue, no por el pretexto de mejorar la rehidratación del rostro, sino porque esta técnica, con el producto adecuado, también permite subsanar los rastros o huellas que suelen dejar el amarre del tubo endotraqueal u otros apósitos, que no retirados al paciente después de fallecer.

El perfil cadavérico deshidratado, es idóneo para emplear las técnicas de preinyección, que tienen como propósito acondicionar el sistema vascular para una mejor distribución, como también mejorar la instauración de efectos de la solución arterial. Recuerde que la técnica de preinyección, requiere de dos factores fundamentales; primero, que la inyección sea realizada sin retorno venoso o drenaje, es decir que no se abrirán venas, y segundo, que se permita un breve intervalo entre la pre inyección y la inyección, para que la técnica sea efectiva. Al igual que deben considerarse, el uso de los fluidos con inyectores, ya que estos productos tienden a reducir el efecto astringente de la solución arterial.

Durante la perfusión intra arterial, cabe la posibilidad que durante el desplazamiento de la sangre (espesa y con coágulos), pueda fluir hacia las arteriolas, obstruyendo la distribución de la Solución Arterial hacia algunas regiones del cuerpo. Por tal razón, opto por seleccionar la arteria carótida común derecha como técnica primaria y a modo de contingencia, mi segunda técnica seria la Cervical Restringida (que cosiste en diseccionar, tanto la arteria carótida común derecha y la arteria carótida común izquierda). Recuerde prestar atención a varias regiones del cuerpo, durante la fase concurrente. De percatarse de un poco o ninguna distribución hacia las extremidades inferiores, se debe optar diseccionar la región femoral, para mejorar la distribución y lograr la retención de la solución arterial. De no obtener resultados favorables, después de haber diseccionado las femorales para la conservación de las piernas, entonces debe optar por emplear la técnica de tratamiento hipodérmico. Enfatizando, que la técnica hipodérmica no reemplaza la técnica arterial, ya que la misma es una técnica estrictamente complementaria.

En relación a la calibración de la maquina inyectora, se debe optar por velocidad lenta, evitar una velocidad rápida. Es lamentable, que algunos colegas optan por lo contrario y tratar de finalizar el embalsamamiento en 1 hora o menos. Los resultados pos embalsamados, en la mayoría de las ocasiones resultan ser deplorables, Una de las peculiaridades del perfil cadavérico deshidratado, es la presencia de una textura de falsa firmeza en los tejidos, la cual podría interpretarse por los colegas menos experimentados como indicio o señal de distribución, para prevenir cualquier confusión es recomendable utilizar tintes activos o agentes tintóreos.

En relación al retorno venoso, comúnmente llamado drenaje, considero que mejor opción es utilizar la vena yugular interna derecha, usualmente, empleo como técnica de manipulación los tipos intermitente o alternado, versus el método de manipulación continua. Debemos recordar que los químicos que empleamos para embalsamar, poseen como tal, su efecto para deshidratar de los tejidos. Entonces, además de los fluidos con inyectores, si se opta por la técnica de drenaje continuo, se estará aminorando el margen de saturación de los tejidos y por ende, favoreciendo la deshidratación.

Ciertamente, el fenómeno de la deshidratación podría suscitarse o complicarse más aun, por el factor más importante del embalsamamiento… o sea el técnico embalsamador. Esto podría ocurrir cuando se emplean soluciones arteriales que son hipertónicas, astringentes y/o con un solo agente fijador.
Al igual que cuando se optan por fluidos o agentes químicos con efectos de firmeza y/o sequedad que suelen tener una instauración casi inmediata. Recuerde también que los fluidos muy alcalinos o muy ácidos pueden alterar la reacción entre la proteína y el agente preservador. Un agente fijador, preservador y desinfectante a considerarse es el glutaraldehído y debemos traer a consideración del lector, la innovación y tendencia de algunos químicos manufactureros en alejarse de la dependencia del formaldehido como uno de los principales agentes presentes en los productos mortuorios.

EMBALSAMAMIENTO DE CAVIDADES

Deseo pautar que para que el embalsamamiento arterial sea eficaz, la interrupción, trauma, punción o incisión en el sistema arterial debe corregirse y evitarse, al menos por un breve intervalo. Porque al iniciar el embalsamamiento de cavidades, algunos omiten los referentes teóricos de este tratamiento y puncionan innecesariamente algunas regiones de la cavidades esplánicas. Algunos incluso, desafían la teoría mortuoria practicando este procedimiento desde la región carotidea, mutilando el centro de distribución que es el Arco de la Aorta, comprometiendo el resultado final del embalsamamiento arterial y añadiendo además el riesgo de trasladación de bacterias de la región abdominal hacia la región cervical.

Algunos fluidos para cavidades, poseen altos niveles de vapores que facilitan la desecación de las vísceras, otros se caracterizan por contener un alto índice arterial o un alto contenido de alcohol. En realidad los resultados que he obtenido en mis ensayos han sido muy buenos en la disecación de vísceras, pero sin embargo también pueden favorecer la deshidratación en las regiones del rostro. Por lo tanto, al concluir la aspiración de las cavidades y previo al tratamiento hipodérmico de la región torácica, sugiero realizar el taponamiento total de la nariz y la boca. Si las circunstancias lo permiten, 24 horas después del embalsamiento de cavidades, considere re aspirar las cavidades esplánicas con el propósito de evacuar el fluido de cavidades.

Si las circunstancias no lo permiten, entonces considere a limitar el tratamiento con un buen fluido de cavidad, 16 onzas, concentrado, es decir sin haberse diluido.

POST EMBALSAMADO

Esta fase, usualmente es subestimada, irónicamente porque requiere de la revalorización de la custodia mortuoria y el porqué, verdaderamente se embalsama. Si la indiferencia nos ocupa y no tomamos en consideración que la deshidratación amerita la atención pos embalsamado, en especial en casos de repatriación, traslados y disposiciones finales postergadas, la apariencia y el cuadro memorial que se desea presentar a los deudos, podrá quedar comprometido de manera indeseable y comprometedora. Se debe considerar el uso de atomizadores emolientes o crema de masajes con un contenido significativo de Aloe, al igual de aquellas que tengan base de agua. Si la custodia del cuerpo es prolongada, procure aplicar la crema de masajes en las áreas que será expuestas (rostro y manos) cubriéndolas de forma independiente al resto del cuerpo. De algunas de estas áreas requerir la aplicación de compresas para efectos de conservación, las mismas requerirán atención y a tenor con su criterio técnico, las mismas deberán retirarse oportunamente.

En casos de que la deshidratación haya resultado por la intervención del Técnico Embalsamador, la misma podría subsanarse, si el Técnico Embalsamador cuenta con la disponibilidad de los materiales adecuados. Recuerde que los perfiles cadavéricos deshidratados no son idénticos y que el criterio técnico en seleccionar, diluir, aumentar o disminuir la solución arterial, así como las técnicas de calibración al perfundirintra arterial, tratar de manera hipodérmica y manejar el retorno venoso es resultado del conocimiento y dominio técnico del Embalsamador. GM